Periodista alemán: la OTAN nos obliga a mentir

244 Lecturas 1 Comentario

Udo Ulfkotte, es ex editor de una de las principales publicaciones diarias de Alemania, Frankfurter Allgemeine Zeitung.

La mayoría de los periodistas de los mayores y más reputados medios de comunicación de Alemania y otros países europeos están estrechamente vinculados a la Fundación Marshall y otros organismos transatlánticos asociados con la OTAN y EE.UU. Esto lo declaró en entrevistas concedidas al canal RT en inglés y al sitio web Russia Insider el periodista y exasesor del Gobierno federal de Alemania Udo Ulfkotte. Él fue parte del sistema de lo que ahora tacha de “periodismo corrupto” durante su trabajo en el diario ‘Frankfurter Allgemeine Zeitung’, algo que reconoce y de lo que se arrepiente. A este tema dedicó su libro ‘Periodistas comprados’ (‘Gekaufte Journalisten’).

Ulfkotte explicó cómo los periodistas se corrompen a través de los contactos ‘exclusivos’ que les ofrecen los servicios de Inteligencia locales, los emisarios de la Alianza Atlántica del Norte en su propio país o agentes del otro lado del océano. Todos los periodistas (no solo en Alemania, sino ante todo en el Reino Unido e Israel) están asociados de algún modo u otro con este organismo político-militar, señaló a ambos medios.

“No te dicen que debas colaborar con la Alianza Atlántica –comenta–. Te invitan a visitar Estados Unidos. Te ofrecen contactos útiles no oficiales u oficiales que trabajan para la Agencia de Seguridad Nacional u otras agencias estadounidenses. Tú entablas amistades, ellos te hacen favores y tú haces favores, y esos hombres te lavan el cerebro”. Con los contactos obtenidos es mucho más cómodo practicar el periodismo, admitió el experto alemán.

“Alemania y otros países de Europa son “como una colonia” para Estados Unidos, que los trata como repúblicas bananeras…”

El propio Ulfkotte confiesa haber firmado con su nombre algunos artículos no solo inspirados en lo que le ofrecían ‘en exclusiva’ los servicios secretos, sino directamente redactados por los agentes y posteriormente publicados en los periódicos alemanes. Este fue el caso de un artículo sobre los hipotéticos planes de usar gases venenosos en Libia durante el gobierno de Muammar Gaddafi. El caso formó parte de una campaña mediática en 2011 y fue apoyado por varios periódicos tan populares como ‘Allgemeine’.

En cierto momento el periodista se sintió engañado, porque no podía reportar la verdad a sus lectores. Se detuvo para reflexionar sobre esa dependencia de las fuentes impuestas: “No puedo imaginar qué habría ocurrido si hubiera redactado un artículo prorruso. Nos adiestran a todos para que escribamos artículos proeuropeos y proestadounidenses”, dijo.

“Yo fui sobornado por multimillonarios, yo fui sobornado por los estadounidenses para informar … no exactamente la verdad.

Alemania y otros países de Europa son “como una colonia” para EE.UU., que los trata como repúblicas bananeras, señaló a RT. “La mayoría de los alemanes no quieren que haya fuerza nuclear en el país, pero las ojivas nucleares estadounidenses siguen estando aquí”, recordó. Y esa dependencia es especialmente cierta respecto al funcionamiento de los medios de información.

Como la CIA controla los medios de comunicación

cia-distorsionando-la-realidad

Ya sea que quiera admitirlo o no, el control de la CIA sobre los medios de comunicación en los EE.UU. y en el extranjero, no es una teoría de la conspiración, es un hecho de conspiración.

Carl Bernstein, quien es mejor conocido por sus reportajes sobre Watergate, escribió un artículo de 25.000 palabras en la revista Rolling Stone después de pasar seis meses buscando la relación de la CIA y de la prensa durante los años de la Guerra Fría. A continuación se muestra un extracto, pero se puede leer el artículo completo aquí.

En 1953, Joseph Alsop, uno de los principales columnistas sindicalizados de Estados Unidos, viajaría a las Filipinas para cubrir una elección. El no iba porque se lo pidiera su sindicato. El no iba porque se lo hayan pedido los periódicos que imprimían su columna. El fue a petición de la CIA.

Alsop es uno de los más de 400 periodistas estadounidenses que en los últimos veinticinco años, han llevado a cabo en secreto tareas para la Agencia Central de Inteligencia, de acuerdo con documentos en la sede de la CIA. Algunas de estas relaciones de periodistas con la Agencia eran tácitas; algunas eran explícitas. Hubo cooperación, alojamiento y coincidencia. Los periodistas proporcionaron una gama completa de servicios, desde la recolección sencilla de inteligencia clandestina hasta servir como intermediarios con espías en los países comunistas.

Los reporteros compartieron sus cuadernos con la CIA. Los editores compartieron su personal. Algunos de los periodistas fueron ganadores del Premio Pulitzer, periodistas distinguidos fueron considerados embajadores -sin cartera- de sus países. La mayoría fueron menos exaltados: los corresponsales extranjeros encontraron que su asociación con la Agencia ayudó a su trabajo; autónomos que estaban tan interesados ​​en las hazañas del negocio del espionaje como en la presentación de sus artículos; y la categoría más pequeña, agentes de tiempo completo de la CIA disfrazados de periodistas en el extranjero.

En muchos casos, los documentos de la CIA muestran que los periodistas fueron contratados para realizar tareas para la CIA con el consentimiento y la gestión de las organizaciones de noticias más importantes de América.

Como todo buen servicio de inteligencia, la CIA aprendió de sus errores al ser expuesta, y ha ajustado las tácticas. Aquí es donde el concepto de “cobertura no oficialentra en juego. El término ha sido recientemente descripto por el periodista alemán Udo Ulfkotte, en una entrevista con RT. El Sr. Ulfkotte es un respetado periodista que trabajó para uno de los principales diarios de Alemania, Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), lo que no es poco.

La “cobertura no oficial” se produce cuando un periodista está trabajando para la CIA, pero no con carácter oficial. Esto permite a ambas partes a cosechar los frutos de la sociedad, y al mismo tiempo dar a ambos lados la negación plausible. La CIA encontrará periodistas jóvenes y mentores para ellos. De repente, las puertas se te abrirán, se te darán recompensas, y antes de que te des cuenta, les debes toda tu carrera a ellos. Eso es básicamente cómo funciona. Pero no lo tome de mí

Fuentes 1 | 2

Artículos Relacionados

1 Comentario

Hacer un Comentario

Tu email no se publicará.

TE PUEDE INTERESAR…